Superhot- los Shooters no son todos iguales

No hay comentarios todavía

Introducción – Cuando las buenas ideas se concretan

De vez en cuando aparece algún inspirado por algún rincón recóndito de la industria y aparece con algo que se nota completamente fresco e innovador. Piotr Iwanicki se le pasó por la cabeza que sería divertido hacer un shooter distinto cuando participó en la 7DFPS (en español sería algo como Juegos de Disparos en Primera Persona en 7 días), pasada la etapa de ser un simple prototipo en una Game Jam y colarse en Steam Greenlight, el mundo le dio el visto bueno para que todos podamos probar Superhot.

Superhot

Diseño – El minimalismo y la ubicación estratégica

Bajo el -ya cansino- lema de “menos es más”, la estética de Superhot podría denominarse como minimalista. Lejos de los detalles, los NPC y los objetos se diferencian entre si por formas cristalinas y un par de colores. Esto no es una critica, el diseño cumple el cometido a la perfección. El predominio del blanco contrastando con el rojo y el negro nos diferencia claramente de los enemigos y a su vez nos mantiene el foco en las cuestiones que realmente importan, que son las referentes a la jugabilidad. Los niveles suelen ser relativamente pequeños y sin grandes complejidades -que serían innecesarias-, pero es la ubicación estratégica de los enemigos y a su vez los múltiples puestos desde donde aparecen los que le dan el golpe de dificultad al juego. No se necesitan laberintos para hacer de un nivel algo interesante, a veces alcanza con rodearte de enemigos en un pequeño cubículo y ver como te las arreglás para sobrevivir, más cuando un disparo significa perder.

Narrativa – la metalocura de ser uno con el avatar

Podríamos decir que la diferencia drástica de este juego del resto es claramente su mecánica del manejo del tiempo, no obstante, esto no significa que carezca de una historia que contar. En este caso digamos que somos nosotros, o encarnamos a un personaje desconocido que parece mediante sus pensamientos intuir mucho de lo que nosotros estamos procesando al ingresar al juego. Quizás sea que estamos, tanto el jugador como el avatar, viviendo lo mismo. Nosotros empezamos la travesía y él/ella recibe un .exe con el que comienza un viaje por demás turbio.

A medida que vamos avanzando ambos nos preguntamos, casi que al unísono, todas las cuestiones que no pretendo explicar por miedo al spoiler; desde que cuernos está pasando acá hasta quejarnos de que no tiene mucha narrativa, nuestro avatar nos hace un doppelgänger casi siempre certero. Tampoco es que sea muy complejo de realizar esto cuando la historia es en principio difusa y turbia, pero esto no le quita mérito a una herramienta de metanarrativa que es para pararse y aplaudir cuando, cuando con la jugabilidad alcanzaba para venderlo como pan caliente, sin agregarle mucho background. SuperHOT torna la cuarta pared en algo difuso y de vez en cuando nos da una palmadita en el hombro, así que advertidos están.

Superhot

Jugabilidad – la mecánica que todo lo cambia

La idea es simple y el resultado es maravilloso: el tiempo avanza solo cuando vos te movés. En un shooter frenético uno pensaría que es la bobada más grande que pueda existir, detener el tiempo constantemente resultaría en un quiebre del ritmo necesario de los juegos de disparos. En esta ocasión sirve de elemento estratégico y le inyecta un componente adictivo, tal vez sea porque resulta tan satisfactorio -tanto visualmente como a nivel jugable- el hecho de parecer un Neo de Matrix calculando cada movimiento y observando el perfecto encadenamiento de sucesos unos segundos después.

Una voz constante y clara nos repetirá hasta el cansancio “SUPERHOT” hasta que se nos quede en la cabeza. En cada nivel nos irá tirando consejos, o pidiendo que renunciemos al juego, o cualquier cosa creepy que se le ocurra. Por ende, de apartado musical poco y nada. Superhot juega mucho con los sonidos, tanto sea del tecleo cuando estamos fuera del nivel como de los golpes y disparos que ejecutamos dentro de cada pantalla.

En Superhot disponemos de distintas armas -pistolas, escopetas, katanas- que vamos a ir viendo nivel a nivel y que, por lo general, encontramos en el piso o le robamos a golpes a los enemigos. Todas están teñidas de color negro y se distinguen desde cualquier punto, al igual que los objetos que podemos arrojar cuando la desesperación nos encuentra sin munición. Como lo mencionábamos antes, los niveles están bien diseñados y vamos a tener que pensar reiteradas veces como superar tal momento en el que ni frenando el tiempo podemos salir vivos. El ensayo y error es la forma de ir aprendiendo, un poquito de git gud por aquí y por allá y te vas a encontrar terminando el juego en poco tiempo.

Superhot

Conclusión a la mano

Superhot es un excelente shooter y probablemente el más original de los últimos años. Es divertido, adictivo y su historia te invita a seguir jugando; me cuesta notarle errores grotescos a un videojuego tan carismático y con el que es tan simple engancharse.

El Análisis

Superhot

9.1 Puntaje

"Superhot es uno de los shooters más originales que se han visto en estos últimos años. Una jugabilidad adictiva en escenarios minimalistas se fusiona con una metanarrativa que hacen un juego más que redondo. "

Dónde comprar:

Lo bueno

  • Entretenido y adictivo
  • La curva de aprendizaje es accesible
  • La historia es más que un pretexto que envuelve al juego

Lo malo

  • Podría haber más variedad de armas, enemigos y niveles
  • Si uno le agarra la mano se vuelve un juego muy corto

Breakdown

  • Gráficos y Diseño artístico 83%
  • Narrativa 85%
  • Jugabilidad 95%
  • Innovación 100%
NewKid

Escrito por

Nacho Rey - NewKid

"You poisoned me with a book once. I should not forgive that." - Estudiante de sociología y fanático del RPG; me bato a duelo por Simmel como por Diablo 2.

Unite a la charla sobre este review