Horizon Zero Dawn – Un juego nuevo que ya es grande y pisa fuerte

No hay comentarios todavía

Horizon cumplió con todas las expectativas y las ansias que teníamos

Personalmente no me esperaba que Guerrilla Games sacara de la manga semejante obra. Si, todos lo habíamos visto en el E3 hace un par de años pero parecía un tanto utópico, es decir, estos son los desarrolladores de Killzone; si bien no es una mala saga, el salto cualitativo que dieron con Horizon Zero Dawn es exponencial.

En Guiik lo veníamos siguiendo hace tiempo, te recomiendo pasarte por enlace que te dejamos; vas a poder encontrar de forma detallada entrevistas a desarrolladores, videos de las máquinas, la jugabilidad y las últimas noticias de parches y actualizaciones.

Un gran diseño artístico que se mezcla con un motor gráfico impresionante

Horizon Zero Dawn es un juego que no solamente tiene gráficos despampanantes, también cuenta con un diseño artístico que lo dota de una personalidad única. Parecido a lo que sucede con Uncharted con una paleta de colores casi idéntica-, el juego es completamente detallista. Los paisajes son hermosos, invitan al bendito modo foto; los personajes, incluso en las conversaciones (sabemos lo difícil que es esto en juegos de mundo abierto), se ven creíbles y alimentan el universo que nos propone Horizon.

Horizon Zero Dawn

La explicación mitológica de los hechos; la narrativa de Horizon

En un futuro extremadamente lejano algo pasó; nadie sabe porque pero la tierra está plagada de mamíferos metálicos que, a medida que pasan los años, se tornan cada vez más hostiles y ponen en riesgo la existencia del ser humano. Por si fuera poco, el humano parece haber vuelto a sus épocas de ser “primitivo”: cree en deidades inexplicables, muchos se niegan a la tecnología que prejuzgan como diabólica y desconocen por completo su historia (ya que no queda registro alguno de ella). En lo que parece un empezar de cero de nuestra especie, las preguntas sobre la humanidad aumentan exponencialmente: si los humanos en la antigüedad se cuestionaban cosas, imagínense lo que debe ser en el mundo de Horizon, donde se le suma tecnología de punta, monstruos inexplicables y unos tales hombres del pasado de los que se sabe poco y nada.

En este mundo distópico y frenético encarnamos a Aloy, una chica marginada de la tribu matriarcal de los Nora, excluida por razones que claramente desconocemos. A las dudas universales de un mundo completamente retorcido, se le suma la búsqueda de auto conocimiento de una muchacha que no tiene idea quien cuerno es. Todo esto genera una necesidad de respuestas al jugador que vuelve adictiva cualquier parte de la trama. Es intrigante ver como cada civilización interpreta la realidad que los rodea, como buscan explicaciones y entretejen creencias complejas, alimentando el universo que nos propone Horizon Zero Dawn. Uno de los puntos más débiles que le puedo acusar a la historia es que, al ser un personaje nómade y solitario, el juego no desarrolla con cierta profundidad una serie de personajes secundarios (o ni tan segundones) a los que nunca le terminamos de tomar cariño. No obstante, debo señalar que es interesante que en ningún momento hipersexualizan a nuestra protagonista. Ya se torna en un fan service aburrido e incluso en un cliché de mal gusto que la mayoría de las mujeres en los videojuegos (hay buenas excepciones) sean tratadas de esta manera; sin ánimo de escribir para la tribuna pero basta de esas armaduras con escote y panza al descubierto, no te defendes ni de un minion vestida así.

No lo puedo negar, la historia de Horizon Zero Dawn me sorprendió para bien. Tenía miedo, por lo visto en trailers y demás, que el foco del juego se volcara completamente en la jugabilidad. No es que cazar robots animales gigantes no alcance como concepto en sí mismo para hacer un videojuego; me daba ese temor a que se inventen una historia ridícula para saciar esa necesidad de realismo que hay en los juegos modernos, para “darle sentido” a ser una mujer primitiva cazando un tiranosaurio rex cibernético con lanza misiles en la espalda.

Elaborando un buen mundo abierto

Si tuviéramos que definir la moda de los videojuegos de estos últimos años podríamos llegar a concluir que son los mundos abiertos. Pareciera que todos buscan hacer un sandbox donde el jugador tenga libertad y variedad de decisiones, por encima de cualquier cosa. Nada en contra de este diseño, pero no es algo sencillo de hacer. Horizon claramente aprende de otras entregas, tuvo años para mirar los errores del resto; el mundo es lo suficientemente grande como para perderse con ganas pero no tanto como para sentirse completamente desganado. El mapa tiene muchas misiones alternativas pero tampoco llena innecesariamente su mapa de iconitos con aventuras sin sentido. Lo único que me molestó un poco fue lo lejos que se encuentran las misiones tanto principales como secundarias del lugar donde nos ubicamos; estamos parados en Malvín y la misión principal queda en el norte argentino más o menos, son zonas que jamás vimos y que las máquinas poseen un nivel muy superior al nuestro. También arrastra el problema clásico de perderse entre misiones secundarias y olvidarte de que iba todo, aunque lo arregla con una narrativa demasiado atractiva para dejarla pasar como si nada.

Para nuestra fortuna, Horizon Zero Dawn logró crear un universo orgánico y vivo. ¿Podría estar mejor? claramente, pero lo hace mucho mejor que otros. Las diferentes civilizaciones que habitan el mundo son claramente distinguibles, desde su aspecto estético hasta los valores que consideran socialmente importantes. Los diferentes paisajes -parajes nevados, junglas, estepas- le dan una variedad que atacan el aburrimiento y tienen vida propia. La lluvia, la niebla, la nieve y la noche influyen en nuestras cacerías y se comportan como algo más que un apartado estético. Gran parte de las bondades de este mundo se deben a la fauna robótica a la que nos enfrentamos; es extraño ver lo natural que se siente ver a esos monstruos metálicos conviviendo en armonía con animales orgánicos, entre plantas, ríos y montañas.

Horizon Zero Dawn

La jugabilidad es adictiva: nada más gratificante que cazar maquinaria gigante

Hablemos de cazar máquinas asesinas gigantes: el sistema de combate es sublime, perfecto en la medida justa y, por sobre todo, es muy divertido. No me malinterpreten, no es que sea un simulador de cacería ni mucho menos, sin embargo, el juegos está lejos de ser arcade. Uno simplemente no se enfrenta a todos los enemigos de la misma manera; a medida que combatimos las máquinas van perdiendo partes de su cuerpo (dependiendo donde les ataquemos) y para aumentar nuestra efectividad debemos comprender que el enemigo en sí no tiene debilidades y fortalezas. Es un poquito más interesante: CADA PARTE de cada una de esas máquinas posee sus puntos flacos y parte de la curva de aprendizaje consiste en tener estos datos en la mente para sacarlos a relucir en combate. Agregándole más diversidad, cada tipo de máquina es completamente distinta a otras especies; tienen estrategias de aproximación diferentes, son diversas en cuanto a sus armas, a su nivel de hostilidad y las trayectorias que hacen dentro del terreno.

Para defendernos, por suerte, contamos con una variedad de arcos, bombas y trampas. Otra vez, no es una variedad compleja que podría demandar un simulador; es un buen varieté de armas que nos da la posibilidad de diseñar nuestro estilo particular de enfrentar a estos monstruos. Arcos grandes y cortos, nuestra lanza para la distancia corta; hondas que lanzan bombas, algo semejante a una minigun y un aparato que lanza cuerdas a las máquinas para inmovilizarlas. Municiones de hielo, fuego, corrupción (que enloquece a los enemigos y hace que se maten entre sí); trampas explosivas, paralizantes y congelantes. A su vez, ya en el primer cuarto del juego, aprenderemos a controlar a las máquinas, agregando muchas estrategias nuevas para que estos titanes se entretengan entre ellos. En fin, la variedad está totalmente servida: encuentren la forma más adecuada y entretenida de enfrentarse a los animales de metal antes de que ellos muestren todas las herramientas que poseen.

No me quiero detener mucho en las ramas de habilidades ni en las mejoras a nuestras armas y armaduras; la razón es simple: son elementos RPG agregados un poco a la fuerza y no tienen un peso relativamente importante. A medida que aumentemos de nivel nos vamos dando cuenta que podemos llegar a completar las 3 ramas de habilidades; las mejoras por otra parte no es que no hagan la diferencia, es que son básicas. Una vez que viste dos o tres vas a notar que las que consigas más adelante son lo mismas pero con mayor porcentaje en el aumento de los atributos. Si bien me jode un poco (en lo personal) que los elementos RPG sean más accesorios que relevantes, esto no le saca mérito a una jugabilidad que es de primerísimo nivel.

Tranquilo/a, todo esto que suena más entreverado que los auriculares en tu bolsillo, se aprende con total naturalidad y eso se convierte en un punto muy fuerte para el juego. A medida que Aloy aumenta de nivel y elegimos para que lado del árbol de habilidades nos queremos dirigir, nosotros como jugadores aprendemos (casi al mismo tiempo) como cazar a las máquinas, como usar el terreno a favor y cuando conviene pelear o correr.

Conclusión de bolsillo

Sony y Guerrilla Games sacaron un exclusivo de debajo de las piedras que quiere ser GOTY para fin de año. Una nueva IP que ya tiene DLC anunciado y que si sigue por este camino, puede que estemos viendo el nacimiento de una nueva franquicia; algo necesario para una industria que ama repetir entregas hasta el cansancio. Dueña de una adictiva jugabilidad y una narrativa más que interesante, no me queda nada más que recomendar una obra que nos asegura muchas horas de un triple A bien desarrollado.

Horizon Zero Dawn

El Análisis

Horizon Zero Dawn

9.5 Puntaje

"Horizon Zero Dawn es un juego de Playstation 4 que lo hace todo bien: su jugabilidad es excelente, su historia es atrapante y su protagonista es carismática. Los gráficos son de vanguardia y el diseño artístico es vistoso y detallista. Un título que, a tan solo unos meses de su salida, se vuelve un juego necesario si tenemos la consola de Sony. "

Dónde comprar:

Lo bueno

  • Los gráficos son de primer nivel
  • La jugabilidad es increíble; cazar máquinas es extremadamente satisfactorio
  • Sorpresa: la historia, por lo general, es estupenda
  • Aloy es una fantástica protagonista; épica y empoderada
  • Las máquinas son subilmes: complejas, meten miedo y se ven espectacular

Lo malo

  • Exclusivo de Playstation 4
  • Las peleas contra otros humanos son un poco toscas en comparación a las máquinas
  • Aloy es tan solitaria que el resto de los personajes nos llegan a importar poco y nada

Breakdown

  • Gráficos 100%
  • Diseño artístico 95%
  • Historia 90%
  • Jugabilidad 100%
  • Innovación 90%
NewKid

Escrito por

Nacho Rey - NewKid

"You poisoned me with a book once. I should not forgive that." - Estudiante de sociología y fanático del RPG; me bato a duelo por Simmel como por Diablo 2.

Unite a la charla sobre este review