Probamos la Beta de Call of Duty: WWII -primeras impresiones-

No hay comentarios todavía

Primeras impresiones de Call of Duty: WWII beta privada

La Beta de Call of Duty abrió su primera ronda de prueba el 25 de agosto, y si bien habrá otra a partir del 1 de setiembre, creo que hemos podido jugar lo suficiente para dejarles una idea de lo que se viene a futuro. Recordarles que esta es una versión de prueba, lo que significa que nuestro juicio será sobre un producto inconcluso aun. Otro recordatorio fundamental es que solo se pudo experimentar el modo multijugador, por lo que no habrá ningún tipo de comentario acerca de la campaña.

Call of Duty: WWII beta privada

Las bases están y se hacen notar, esto no deja de ser -para bien y para mal- un Call of Duty: la sensación de progresión es casi perfecta de lo adictiva que resulta. La variedad de armas permite probar diferentes aproximaciones en cada partida; cada una de ellas puede ser aumentada de nivel, adquiriendo nuevos accesorios que aumentan sus características e incluso cuestiones más notorias como la mira, el recoil o la velocidad de carga. Todo parece progresar en este juego, desde nuestras armas a nuestra división, en la que se ven comprendidos los distintos tipos de personajes.

La satisfacción inmediata está a la orden del día, con mapas sorpresivamente pequeños que permiten encontrar a los enemigos en segundos, y si nos matan, el respawn es casi instantáneo en todos los modos de juego. Esto permite situaciones de revancha inmediata, de volver a intentar lo que salió mal y no acumular frustración tan rápido.

Call Of Duty: WWII tuvo tiempo para ver y aprender de los shooters que en este momento están en la cúspide del éxito, eso se puede apreciar en ciertas mecánicas que recuerdan a su rival de turno o al creado por Blizzard. La jugada de la partida, la posibilidad de aplicar bayonetazos si tenemos rivales muy cerca o una la instancia de escoltar un tanque en el modo guerra son ejemplos de lo que mencionamos. Hay algunas decisiones de diseño que son raras, si bien la idea de que los mapas sean más resumidos es excelente para el entretenimiento, veo patrones que se repiten en los 3 escenarios disponibles para jugar: todos parecen circulares, con un claro centro definido y un par de caminos bifurcados que lo rodean. Esto no quiere decir que este técnicamente mal, pero me esperaba una variedad de estilos para diversificar la experiencia.
Call of Duty: WWII beta privada

El apartado gráfico es lo que era de esperarse: se ve bien, es prolijo, está cuidado. El juego es inmersivo, nada a nivel de diseño te aliena de la experiencia, por momentos sorprenden -estéticamente hablando- situaciones donde las explosiones y los disparos se intensifican hasta preguntarse donde uno está parado. No obstante, y sin entrar en comparaciones odiosas, espero que para la versión final puedan mejorarse ciertos puntos de diseño artístico que no me terminaron de convencer.

Hablemos de lo nuevo

Le podemos confirmar a cualquiera que la ambientación de la segunda guerra mundial genera cambios en este último COD, si bien el juego jamás va a perder el frenesí que lo caracteriza, en este caso se siente todo más pausado. Correr y saltar ya no tienen el carácter futurístico, las armas demoran en cargar y no todo es una locura automática. Lejos de ver esto como negativo, se siente espectacular volver a rememorar conflictos antiguos y jugar un shooter más clásico.

Los modos que permitía probar la beta eran los clásicos como Deathmatch, que simplemente trata de que el primer equipo que llegue a 75 muertes gana; Domination, que es el de retener puntos de control la mayor cantidad de tiempo posible; Hardpoint, que es mantenerse la mayor cantidad de segundos posibles en puntos aleatorios del mapa que van rotando; Mosh Pit, que es una aleatorización de todos los modos y War, una nueva forma de jugar que hablaremos a continuación.
Call of Duty: WWII beta privada

El modo guerra consiste en un combate dividido en 3 instancias, en las que un equipo debe defender y el otro atacar. Luego de terminada la primera rueda, cambiamos de lugares y tomamos el rol del equipo contrario. En este caso solo había un mapa habilitado pero fue, sin dudarlo, la mejor experiencia de la beta. En primer lugar, es más inmersivo ya que las instancias nos hacen sentir que formamos parte de como un conflicto armado se desarrollaría: dominar puestos de control, destruir o construir puentes, escoltar tanques, plantar bombas, huir o avanzar. Todo es un porcentaje más realista, es muchísimo más estratégico y por eso es más que bienvenido. El punto más fuerte era la instancia de construir el puente -o evitarlo, depende el equipo-, que si bien está un poco desbalanceada porque el pico de dificultad se disparaba si eras del equipo que debía armarlo, exigía un nivel de coordinación en equipo que era brutalmente entretenido.

 

Conclusión de la Beta

Call Of Duty: World War II no es la revolución hecha videojuego, pero es mucho más que satisfactorio. Por encima de algún que otro defecto, es un juego que explota las fortalezas conocidas de la franquicia como su trabajo sobre la progresión del jugador, el diseño de niveles simple pero adictivo y el frenesí característico que nunca llega a romper el ambiente y estética de la segunda guerra mundial. Vamos a estar presentes el fin de semana que viene no porque nos haya faltado analizar algo, sino porque ya lo estamos extrañando.

 

El Análisis

Dónde comprar:

Lo bueno

  • Trabaja muy bien la idea de la progresión
  • Es fiel a la segunda guerra mundial, manteniendo el frenesí
  • Se nota que está bien cuidado estéticamente
  • El modo guerra es un añadido espectacular

Lo malo

  • No es técnicamente malo pero el diseño de niveles es raro
  • Todo lo referido a ser una BETA: falta de diversidad
NewKid

Escrito por

Nacho Rey - NewKid

"You poisoned me with a book once. I should not forgive that." - Estudiante de sociología y fanático del RPG; me bato a duelo por Simmel como por Diablo 2.

Unite a la charla sobre este review